La medida busca favorecer a quienes no tienen a su alcance la oferta de capacitación para actualizar sus conocimientos en medio de la Revolución Industrial 4.0.

DIEGO AGUIRRE

La inminente arremetida de los procesos automatizados y sus respectivas consecuencias a nivel de productividad y empleabilidad es una discusión que se vive a diario dentro de las empresas. Ejemplo de esto son las estimaciones del Foro Económico Mundial, entidad que cree que el internet de las cosas jugará un rol preponderante en la llamada Revolución Industrial 4.0, de la que la economía mundial generará US$ 14,2 billones en los próximos 15 años a consecuencia de este proceso. Sin embargo, ante esto surge la interrogante sobre si nos encontramos preparados a nivel de capital humano para estos cambios.

Esa pregunta fue el puntapié para que la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), junto a la asesoría de Fundación Chile y con el financiamiento de JP Morgan, dieran vida al Consejo de Competencias de Mantenimiento 4.0, la primera entidad de carácter multisectorial del país. Un plan de reconversión laboral para mil trabajadores durante los próximos 12 meses (450 horas lectivas en total), es el principal fruto del trabajo que se viene realizando desde la creación del consejo en mayo pasado. Este, junto con la colaboración del Ministerio del Trabajo (a través del Sence), llevará a cabo la labor de capacitar a los trabajadores en oficios de mantenimiento acorde a la transformación y su posterior intermediación a empleos de calidad.

El gerente general de Fundación Chile, Marcos Kulka, señala que este proceso de capacitación viene a suplir las ‘competencias necesarias para desempeñarse en este nuevo escenario tecnológico’ con que aun no cuentan los colaboradores. Asimismo, lo que convoca a este consejo son las competencias de la planilla en mantenimiento de distintos sectores productivos. Para ello, en el corto plazo, las iniciativas buscarán identificar las competencias, cualificaciones y rutas de aprendizaje necesarias para que el trabajador pueda desempeñarse en su sector hoy y en el futuro.

Alfonso Swett, presidente de la CPC, explica que el principal propósito del consejo es ‘levantar y difundir información de las habilidades laborales que el mercado moderno y tecnologizado requiere, de manera de asegurarnos el preparar a las personas en estas capacitaciones’. Además, añade que se busca hacer del mantenimiento en todas las industrias una alternativa laboral de calidad —tanto en ingresos como en empleo— que permita atraer a jóvenes que necesitan satisfacer la demanda de empleo.

Contribuir a la transición entre educación y trabajo

Abrir a las empresas como espacios de formación técnica. Este es uno de los lineamientos para una mejor transición entre la educación superior y la inserción al mercado laboral, parte de las metas que se ha propuesto el consejo para el mediano plazo, explica Kulka.

A través de prácticas laborales intermedias o finales se impulsarán oportunidades de aprendizaje on the job, una metodología que, según explican desde Fundación Chile, ‘ha demostrado ser la más efectiva para lograr una mejor calidad de vida laboral de los jóvenes’.

También se hará un estudio laboral que permita conocer de mejor manera el subsector de mantención en las empresas, que permitirá saber cómo abordar de mejor manera el trabajo a seguir. Rodrigo Abumohor, quien preside el Consejo de Mantención 4.0, agrega que ‘a la velocidad en que avanza la tecnología, el mundo laboral debe incorporarse a este proceso de formación y capacitación a los trabajadores’, finaliza.

Casi 2 millones de empleos pueden ser desplazados El replanteamiento de las labores que se realizan dentro de las empresas se erige como uno de los principales desafíos de cara a la Revolución Industrial 4.0. Es más, cifras de la investigación 'Automatización y Empleo en Chile', elaborada por Fundación Chile, dan cuenta de que son casi dos millones los empleos altamente rutinarios que tienen el potencial de ser desplazados por la automatización de tareas (ver infografía). Dentro del grupo más vulnerable se encuentran los trabajadores del sector Agricultura (352.927), Comercio al Menor y por Mayor (338.131) e Industria Manufacturera (209.305). El senior manager y líder de Transformación Digital de PwC Chile, José Triguero, explica que la capacidad de adaptarse rápidamente a las nuevas actividades que se realizan será el principal desafío para los trabajadores. 'Un perfil acostumbrado a ejecutar tareas rutinarias operativas, con estructuras y reglas definidas y claras deberá enfocar sus habilidades hacia lo analítico y la resolución de problemas', explica Triguero. Por su parte, Marcos Kulka, gerente general de Fundación Chile, añade que las iniciativas del Consejo de Competencias de Mantenimiento 4.0 permitirán 'contar con capital humano avanzado que sea capaz de rediseñar procesos para incorporar en forma eficiente la nueva tecnología, ya que si no tenemos a los técnicos adecuados para instalar y mantener esta tecnología, no seremos capaces de subirnos a esta ola del cambio'.